Neuroestimulacion. Tratamiento del dolor

Neuromodulación para tratar el dolor en Sevilla

En CENYNE, Centro de Enfermedades Neurológicas en Sevilla, contamos con la técnica de la neuromodulación para tratar el dolor de espalda. El dolor que tiene su origen en la espalda no es siempre curable, pero existen muchas formas de tratarlos.

En los últimos años, el uso de técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento del dolor crónico y agudo han aumentado de forma significativa, mejorando la calidad de vida de los pacientes. En su mayoría se realizan a través de pinchazos en la piel (percutáneas) y son ambulatorias (no requieren ingreso hospitalario).

Técnicas para el tratamiento del dolor de espalda

A continuación, describimos las técnicas usadas para el control del dolor que tiene su origen en la espalda, ya sea de tipo agudo o crónico.

Rizólisis facetaria por radiofrecuencia

La rizólisis es uno de los procedimientos más recomendados para aliviar el dolor lumbar, dorsalgia y cervicalgia, tiene sus orígenes en las articulaciones posteriores de las vértebras o facetas articulares. La técnica consiste en lesionar de forma selectiva los nervios que recogen la sensibilidad dolorosa de las articulaciones afectadas y mitigar el dolor que siente el paciente. La radiofrecuencia la aplican nuestros cirujanos especialistas a través de pinchazos en la región afectada de la espalda, con unas agujas especiales, largas y huecas, guiadas con RX, colocándose justo por encima de las facetas donde se encuentra el nervio a lesionar.

Esta técnica para el tratamiento del dolor de espalda se realiza en el quirófano, con el paciente boca abajo y sedación anestésica. Antes de lesionar el nervio se comprueba que se está en el sitio adecuado (Rx) para evitar alteraciones en otras funciones neurológicas. Dura aproximadamente 30 minutos dependiendo del número de facetas a tratar, al finalizar el procedimiento el paciente estará en sala de observación y si no hay incidencias se podrá marchar a casa el mismo día. Pueden notar una sensación de hormigueo u adormecimiento en la zona tratada. Pueden hacer vida normal a las 24/48 horas. Los pacientes pueden notar mejoría del dolor inmediatamente o notar el efecto beneficioso pasadas dos o tres semanas. Es imprescindible el correcto diagnóstico del origen del dolor. Es importante saber que, aunque la técnica este bien realizada y el paciente haya notado una mejoría muy importante, su efecto de disminuir con el tiempo y el dolor vuelve a aparecer, es posible repetir el tratamiento.

Infiltración epidural radicular transforaminal

La infiltración epidural radicular transforaminal es una técnica que se utiliza para tratar el dolor radicular, que se origina por la inflamación o compresión de un nervio espinal, raíz cuando sale de la columna cervical, dorsal, lumbar o sacra, entre las vértebras. Las causas más frecuentes son las hernias discales, estrechamiento del canal espinal, foraminal y por fibrosis después de intervenciones quirúrgicas de la columna.

Esta técnica para el tratamiento del dolor se hace mediante una aguja larga y fina. Se inyectan anestésicos mezclados con corticoides por encima del nervio afectado en su salida de la columna, bloqueando la sensación de dolor. Se realiza en quirófano, boca abajo, bajo control de Rx o Ecógrafo, se suele inyectar contraste para delimitar el contorno de la raíz nerviosa y así asegurarnos que no se inyecta la medicación en otra estructura que no sea el nervio elegido, realizada la inyección el paciente puede sentir sensación de adormecimiento por la zona correspondiente del nervio o dificultad para movilizar músculos de los brazos o piernas correspondientes, normalmente son efectos transitorios, (8/12 horas) posteriormente observación ambulatoria y alta a casa. Puede hacer vida normal a las 24/48 horas después del procedimiento. Los pacientes pueden presentar una mejoría del dolor radicular inmediatamente después de la infiltración, sin embargo, otros lo notan pasados algunos días. También sirve como prueba diagnóstica.

Infiltraciones sacroilíacas

La infiltración sacroilíaca es otra técnica percutánea que se utiliza para tratar el dolor que se origina en la articulación sacroilíaca, que une ambos lados del sacro con la pelvis. Las causas más frecuentes son el desgaste por artrosis y la inflamación que se puede producir por la edad, enfermedades reumáticas, esfuerzo físico excesivo, de repetición, peso. El dolor se irradia hacia zona lumbar baja, glúteos, cara posterior de los muslos hasta los huecos poplíteos.

Esta técnica se realiza en el quirófano, sin anestesia general, la posición es boca abajo, se introduce la aguja de tratamiento dentro de la articulación sacro iliaca bajo control de Rx (previamente se infiltra con anestésico local la piel y subcutáneo) para disminuir las molestias. Realizada la infiltración puede sentir sensación de adormecimiento en la zona de punción. Estas manifestaciones suelen ser transitorias, posteriormente control en observación y alta ambulatoria. Si se observa una mejoría mantenida del dolor después de la infiltración podrá comenzar un programa de fisioterapia y rehabilitación para devolver al paciente a los niveles normales de actividad. Pude repetirse hasta 3 veces al año

Neuroestimulación eléctrica medular

La estimulación eléctrica medular es una opción quirúrgica que se utiliza parta aliviar el dolor crónico cuando otros tratamientos como la fisioterapia o los fármacos no han sido eficaces. Entre las indicaciones más habituales se incluyen:

  • Síndrome de la espalda fallida: Es el dolor residual a pesar de haber recibido tratamiento quirúrgico de columna u otras intervenciones, para reducir el dolor de espalda o reparar déficits neurológicos.
  • Radiculopatía crónica: Inflamación – lesión de los nervios espinales en su salida de la columna cervical, dorsal, lumbar, sacra.
  • Neuropatía periférica: Enfermedad crónica que afecta a los nervios periféricos generando dolor (diabetes).

La neuroestimulación eléctrica medular se realiza habitualmente con anestesia general, se pueden colocar a nivel cervical o dorsal, paciente boca abajo, incisión dorsal mini laminectomía, a través de ella se inserta un generador de pulsos eléctricos se tunelizan cables de los electrodos hasta cresta iliaca anterosuperior derecha o hemiabdomen derecho, y se conectan a una batería generadora de impulsos que en principio es temporal por fuera del cuerpo. Se valorará en 2/3 semanas aproximadamente si el dispositivo es efectivo en el alivio del dolor, en caso de haber mejorado, en una segunda fase se realiza el implante del generador definitivo.

Esta corriente eléctrica bloquea la transmisión de la señal del dolor que va de la médula espinal hasta el cerebro, aliviando los síntomas del paciente. Este tratamiento no elimina la causa del dolor, sino que evita que la señal de dolor llegue al cerebro y genere malestar en el paciente. Estos generadores tienen distintos programas de estimulación que permiten realizar cambios en su configuración, mediante control remoto que puede usar el propio paciente sin necesidad de volverse a intervenir.

El éxito de este tratamiento depende, además de la experiencia del médico que lo realiza, de un buen diagnóstico del origen del dolor y una correcta selección de los pacientes a tratar. Es importante saber que, aunque la técnica está bien realizada y el paciente haya notado una mejoría muy importante tras el procedimiento, su efecto pude disminuir con el paso del tiempo siendo necesaria la reprogramación, reajuste del generador de impulsos.

Bombas programables de infusión intratecal

Las bombas programables de infusión intratecal se utilizan cuando el dolor crónico es de gran intensidad y su tratamiento mediante rehabilitación, medicación oral, infiltraciones o cirugía no han sido suficientes se puede recomendar el uso de una bomba programable para infusión intratecal de analgésicos de forma controlada. La bomba de infusión es un pequeño dispositivo que controla la cantidad de fármaco que se administra de forma continua en el espacio intratecal (es el espacio que hay entre la duramadre y la médula espinal que contiene liquido céfalo raquídeo,) al inyectarse fármacos se incorporan directamente al LCR consiguiendo mejores resultados con dosis más pequeñas. Son programables, lo que permite regular la medicación que se inyecta, según las necesidades del paciente.

Este tipo de técnica para el tratamiento del dolor se realiza en el quirófano bajo sedación anestésica, paciente boca abajo. Se coloca un tubo de plástico muy fino en el espacio intratecal a través de una incisión y punción de una aguja, el catéter se tuneliza por debajo de la piel y se conecta a la bomba de infusión programable que se coloca en el abdomen. Se hace una prueba temporal, el paciente llevara en la cintura fijada con un cinturón especial. Si el dolor es controlado se implantará de forma definitiva la bomba de infusión.

Índice Especialidades

Formulario de contacto