Aneurismas

¿Qué es el aneurisma cerebral?

El aneurisma cerebral es una enfermedad de las arterias del cerebro caracterizada por una dilatación de la pared arterial como un globo, que se desarrolla cuando la pared de una arteria se debilita y que puede desencadenar en una rotura con una hemorragia cerebral interna. Aproximadamente un 5% de la población tiene algún aneurisma en el cerebro, pero hay pocos que pueden llegar a producir síntomas o rupturas. La prevalencia de los aneurismas cerebrales varía entre el 2 y el 4% en la población general. Una de cada cincuenta personas tiene un aneurisma no roto en el cerebro, pero solo un pequeño número de estos aneurismas causan síntomas o ruptura, cuando ocurre una ruptura el 40% de los casos son fatales. Cerca de dos tercios de aquellos que sobreviven a la ruptura padecen algún tipo de incapacidad permanente. Pero la mayoría de los aneurismas no siempre tienen consecuencias tan nefastas. Los pacientes que sufren una rotura aneurismática tienen un 40% mejor oportunidad de sobrevivir cuando se les trata. Un estimado del 50-80% de todos los aneurismas no se rompen durante el curso de la vida de una persona.

Causas de la aneurisma cerebral

Los principales factores de riesgo que pueden propiciar los aneurismas son: hipertensión arterial, tabaquismo, ciertas enfermedades del colágeno, antecedente familiares o infecciones en el sistema nervioso central(micosis) o del cerebro, entre otros.

¿Cómo prevenir los aneurismas cerebrales?

Para prevenir los aneurismas cerebrales deben controlarse sus factores de riesgo cardiovasculares y controlar enfermedades que pueden debilitar las arterias cerebrales, como la diabetes, el colesterol, arterioesclerosis, además de mantener un estilo de vida saludable, evitar el estrés, el consumo de tabaco y alcohol.

Un aneurisma cerebral puede ser de origen congénito, de causa traumática, tumoral, por arterioesclerosis, por causa infecciosa, o por consumo habitual de tóxicos. Pueden ser rotos o no rotos. Por otro lado, en función de la forma del aneurisma se clasifican en sacular, fusiforme, en forma de huso y lateral, también pueden clasificarse por tamaño.

Síntomas de los aneurismas en la cabeza

Los aneurismas rotos provocan cefaleas muy intensas, acompañados de náuseas, vómitos, rigidez de cuello, convulsiones o pérdida de conocimiento. Los no rotos, que han crecido producen efecto masa sobre las estructuras nerviosas intracraneales y pueden provocar párpado caído, visión doble, pupilas dilatadas, dolores arriba o detrás del ojo y adormecimiento o debilidad de un lado de la cara o del cuerpo.

¿Cómo diagnosticar el aneurisma?

Un aneurisma se puede diagnosticar con: TAC-ANGIOTAC cerebral; ANGIO Resonancia Magnética cerebral; Arteriografía cerebral.

Tratamiento aneurisma cerebral. ¿En qué consiste la operación de los aneurismas cerebrales?

Dependerá de si el aneurisma está roto o no roto. Existen 2 técnicas basadas en la evidencia científica.

Terapia endovascular (embolización)

Esta operación se realiza a través de un sistema de catéteres, habitualmente desde la arteria femoral, se cateteriza el aneurisma de la arteria del cerebro correspondiente y se repara, se ocluye el defecto internamente ya sea con espirales preformados y deformables o stent derivadores de flujo, que recubren la pared interna de la arteria dejando la luz de las arterias de los complejos correspondientes abiertas.

Craneotomía (clipaje microquirúrgico)

La cirugía de craneotomía (clipaje microquirúrgico) consiste en la colocación de un clip en el cuello del aneurisma.

Si el aneurisma estuviera roto…

Si el aneurisma se rompe, se necesita un tratamiento inmediato, con hospitalización en UCI, drenaje ventricular cerebral, fármacos y medicinas.

Índice Especialidades

Formulario de contacto