Tumores Cerebrales – De base de cráneo

Tumores de Base de Cráneo

Los tumores de base de cráneo son tumores que se desarrollan en la región de la base del cráneo, que es la estructura ósea que sostiene el cerebro, los ojos y otras estructuras importantes. Estos tumores pueden ser benignos o malignos y pueden surgir de diferentes tejidos como huesos, músculos, nervios, glándulas salivales, entre otros.

Síntomas de un Tumor Cerebral

Los síntomas de los tumores de base de cráneo pueden variar dependiendo de la ubicación y el tamaño del tumor, y pueden incluir dolores de cabeza persistentes, problemas de visión, pérdida auditiva, dificultad para tragar, parálisis facial, entre otros.

Tratamiento de un Tumor Cerebral

El tratamiento de los tumores de base de cráneo generalmente implica una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia, dependiendo del tipo y la etapa del tumor. Es importante realizar un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado para mejorar las posibilidades de curación y reducir las complicaciones.

El tumor de base de cráneo más frecuente es el meningioma, que se origina en las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Aunque la mayoría de los meningiomas son benignos, pueden causar síntomas graves si crecen lo suficiente y ejercen presión sobre estructuras cercanas en el cráneo. El segundo tumor más frecuente es el adenoma de hipófisis.

ADENOMAS DE HIPOFISIS. ENFERMEDADES DE LA REGION SELAR EN EL CEREBRO

¿Qué es el adenoma de hipófisis?

El adenoma de hipófisis es un tumor benigno que se desarrolla en la glándula hipófisis, que se encuentra en la base del cerebro y controla la producción de varias hormonas en el cuerpo. Estos tumores pueden causar una variedad de síntomas dependiendo del tipo de hormonas que produzcan en exceso o disminución, como por ejemplo problemas de visión, dolores de cabeza, cambios en la menstruación, entre otros. El tratamiento para el adenoma de hipófisis puede incluir medicamentos, cirugía o radioterapia, dependiendo del tamaño y tipo de tumor.

Tipos de Tumores de la Hipófisis

Existen dos grandes grupos de tumores de la hipófisis, los que producen hormonas, conocidos como “funcionantes” y los que crecen sin liberar hormonas llamados Adenomas No funcionantes. Esta diferencia se puede diagnosticar con una simple analítica sanguínea que su endocrinólogo debe solicitarle.

Tratamiento del tumor adenoma de hipófisis

El tratamiento de los adenomas de hipófisis depende del tamaño y del tipo de tumor, así como de los síntomas que cause. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  1. Observación y seguimiento: En casos de adenomas pequeños que no causan síntomas, a veces se recomienda simplemente observar el tumor con exámenes regulares para asegurarse de que no crezca ni cause problemas.
  2. Medicamentos: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para reducir el tamaño del tumor o controlar los síntomas.
  3. Cirugía: En casos de adenomas grandes que causan síntomas importantes, puede ser necesario realizar una cirugía para extirpar el tumor. La cirugía se realiza a través de la nariz (cirugía transesfenoidal) y generalmente es muy efectiva para tratar estos tumores.
  4. Radioterapia: En algunos casos, la radioterapia puede ser necesaria para tratar adenomas de hipófisis que no responden a otras formas de tratamiento o que vuelven a crecer después de la cirugía.

Es importante consultar con un endocrinólogo o un neurocirujano especializado en trastornos de la hipófisis para determinar el mejor tratamiento para cada caso particular.

¿En qué consiste la cirugía del tumor cerebral adenoma de hipófisis?

La cirugía endonasal endoscópica expandida del adenoma de hipófisis es un procedimiento quirúrgico en el que se utiliza un endoscopio para acceder a la glándula pituitaria a través de las fosas nasales, evitando así la necesidad de realizar incisiones en la cara.

Durante esta cirugía, el neurocirujano introduce el endoscopio a través de la nariz hasta llegar a la región donde se encuentra la hipófisis. Una vez allí, se utiliza el endoscopio para visualizar y extirpar el adenoma, que es un tumor benigno que se desarrolla en la glándula pituitaria.

Este procedimiento presenta varias ventajas, como una recuperación más rápida, menor riesgo de complicaciones y una menor incomodidad para el paciente en comparación con la cirugía tradicional.

Sin embargo, no todos los casos de adenomas de hipófisis son aptos para este tipo de cirugía y el neurocirujano especialista en tumores cerebrales determinará el enfoque más adecuado en función de las características del tumor y la salud del paciente.

Cuidados Postoperatorios

Después de someterse a una cirugía endonasal endoscópica expandida, es importante seguir ciertos cuidados postoperatorios para asegurar una recuperación adecuada. A continuación, se presentan algunas recomendaciones generales:

  1. Reposo: Es importante descansar y permitir que el cuerpo se recupere adecuadamente. Evite realizar actividades extenuantes durante las primeras semanas después de la cirugía.
  2. Medicación: Siga las indicaciones del médico en cuanto a la toma de medicamentos recetados, como analgésicos y antibióticos, para controlar el dolor y prevenir infecciones.
  3. Higiene nasal: Es importante mantener la nariz limpia y libre de secreciones. Puede realizar lavados nasales con solución salina para ayudar a eliminar la mucosidad y prevenir la formación de costras.
  4. Evitar la manipulación de la nariz: No se debe tocar o manipular la nariz después de la cirugía, ya que esto puede interferir con el proceso de cicatrización.
  5. Evitar actividades que aumenten la presión en la nariz: Evite sonarse la nariz con fuerza, bucear o practicar deportes de contacto durante las primeras semanas después de la cirugía.
  6. Seguimiento médico: Es importante asistir a todas las citas de seguimiento con su médico para evaluar su progreso y realizar cualquier ajuste necesario en el plan de tratamiento.

Otros tumores

CRANEOFARINGIOMAS

Un craniofaringioma es un tipo de tumor benigno que se desarrolla en la región de la glándula hipófisis en la base del cerebro. Este tipo de tumor es poco común y generalmente afecta a niños y adolescentes, aunque también puede presentarse en adultos. Los síntomas pueden incluir dolores de cabeza, cambios en la visión, problemas de crecimiento y trastornos hormonales. El tratamiento generalmente implica cirugía para extirpar el tumor, seguido de radioterapia y/o terapia hormonal. Es importante recibir un diagnóstico y tratamiento temprano para prevenir complicaciones.

NEURINOMAS DEL VIII PAR. TUMORES DEL ANGULO PONTO CEREBELOSO:

¿Qué es un neurinoma?

Un neurinoma del VIII par, también conocido como schwannoma vestibular o neurinoma acústico, es un tumor que se desarrolla en el nervio vestibulococlear, que es el octavo nervio craneal. Este nervio es responsable de la audición y el equilibrio. Los neurinomas del VIII par suelen crecer lentamente y pueden comprimir estructuras cercanas en el cerebro, lo que puede provocar síntomas como pérdida de audición, zumbido en los oídos, mareos y problemas de equilibrio. A menudo se tratan con cirugía, radioterapia o solo seguimiento, dependiendo del tamaño y la ubicación del tumor.

Tratamiento de la neurinoma del VIII par craneal

  1. Observación: En casos de tumores pequeños y asintomáticos, se puede optar por simplemente monitorear el tumor de manera periódica para detectar cualquier cambio en su tamaño o síntomas.
  2. Neurocirugía: La cirugía puede ser necesaria en casos en los que el tumor está creciendo rápidamente, causando síntomas como pérdida de la audición, vértigo o problemas de equilibrio. La cirugía puede implicar la extirpación parcial o total del tumor, y puede realizarse a través de la cirugía abierta o por medio de técnicas mínimamente invasivas.
  3. Radioterapia: En algunos casos, la radioterapia puede ser utilizada para reducir el tamaño del tumor y controlar su crecimiento. La radiocirugía estereotáctica es una opción de tratamiento que utiliza haces de radiación focalizados para destruir el tumor.
  4. Terapia de audición: En casos en los que se produce una pérdida de la audición como resultado del tumor, se pueden considerar opciones de terapia auditiva como implantes cocleares.

Es importante consultar a un especialista en neurocirugía para determinar el mejor curso de tratamiento para cada caso individual de neurinoma del VIII par craneal.

Índice Especialidades

Formulario de contacto